AMONIACO

Amoníaco
Potente desengrasante
Puede utilizarse en la limpieza rutinaria sin temor a decolorar o deteriorar los tejidos. Se usa para fregar suelos, diluido en un cubo de agua (medio vaso de agua). También para encimeras, armarios, cristales y espejos, con una bayeta húmeda o un papel de cocina. Para limpiar moquetas, alfombras o tapicerías, se recomienda diluir una taza pequeña de café con amoniaco en un litro de agua parra humedecer en la mezcla un trapo seco y frotar con vigor.

Categorías: , Etiqueta:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “AMONIACO”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *